martes, 18 de julio de 2017

Nueva Ley de inclusión laboral

Con fecha 15 de junio del 2017 se publico la ley 21015 denominada “Ley de Inclusión Laboral para Personas con Discapacidad Laboral” que comienza a regir a fines de año después de dictar el Reglamento Legal. Esencialmente la ley elimina todo tipo de discriminación, modificando una serie de leyes como ley 18600 que permitía discriminación en la remuneración de personas con discapacidad, artículos de la ley 20422 sobre “Normas de Igualdad Laboral de personas con Discapacidad”, modificación del Código del Trabajo que en su artículo 157 bis estableciendo “que las empresas con más de 100 trabajadores deberán contratar o mantener contratado al menos un 1% de las personas con discapacidad” y el artículo 157 ter determina que las empresas que no puedan cumplir con el artículo anterior deberán contratar empresas de servicio que tengan contratadas personas con discapacidad o alternativamente efectuar donaciones en proyectos o programas estipulado en la ley 19885 y otros cuerpos legales.

En Chile, de acuerdo al “II Estudio de Discapacidad” del Servicio Nacional de Discapacidad en que se encuestó más de 12 mil personas en 15 Regiones a personas mayores de 18 año, determina que más de 2,6 millones de personas mayores de 18 años sufre algún tipo de discapacidad de los cuales un 11,7% tiene discapacidad moderada y un 8,3% discapacidad severa de los cuales cerca del 60% está laboralmente inactivo. Este mismo estudio establece que cerca del 40% tiene 60 años o más y el 50% pertenecen al I y II quintil. Para optar a este beneficio las personas con discapacidad deben poseer una Pensión de Invalidez calificada por la Comisión Médica Preventiva de Invalidez (Compin) dependiente del Ministerio de Salud. Este trámite se efectúa por intermedio del Instituto de Previsión Social (INP) previa Certificación del médico tratante. Este proyecto ley se enmarca en los acuerdos firmados por Chile sobre “Convención Internacional de Derechos de las Personas” de las ONU cuyo objetivo es promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente”. Es un “ladrillo sobre los derechos de protección social” mencionó la Presidenta Michele Bachelet Jeria en su promulgación. El espíritu de la ley es la no discriminación y dar oportunidades laborales a personas con discapacidad.

La inclusión de las personas con capacidades diferentes se debe enmarcar en una política de “Responsabilidad Social de Inclusión” que se tome conciencia que no “son sujetos de caridad” sino personas diferentes que solo piden oportunidades laborales donde la discapacidad no debe ser un obstáculo para el éxito. En Chile hay más de 100 Fundaciones de capacitación e inclusión laboral entre los que se destaca la Fundación Nacional de Discapacidad, el “Programa de Habilidades Laborales” de la Universidad Andrés Bello que ya cumplió 10 años de funcionamiento, “Vitaintegración” de la Municipalidad de Vitacura que es un programa de apoyo e inserción laboral, Fundación “Amigos por Siempre” fundado por el Sacerdote Jesuita Felipe Berrios, Teletón, Fundación Crecer y otras. Es de esperar que la promulgación de la ley ayude a incorporar al mundo laboral a personas con capacidades diferentes y otorgue beneficios tributarios y programas de “sencibilación social” con el objeto que la ley no sea “letra muerta”.




Ing. Jaime Calderón Riveros

Santiago, julio 17, 2017

jueves, 25 de mayo de 2017

Modernización del Sector Salud

Hace unas semanas la Senadora Carolina Goic Beroevic  se refirió a que fue un error detener el sistema de Concesiones Hospitalarios y produjo una enorme noticia en los medios llevando incluso al Ministerio de Salud a solicitar un estudio al Banco Mundial.  Los que trabajamos en el Sector Salud no es nada nuevo hablar de la falta de gestión en salud a pesar de haber duplicado el presupuesto del sector en los últimos diez años.

Se define la salud como “equilibrio orgánico” y es un aspecto esencial del ser humano como es la vida. Es complejo fijar políticas públicas en salud donde intervienen  profesionales de la salud como médicos, salubristas públicos y economistas de la salud por las diversas visiones del sector.
El primer aspecto de es definir la salud como un “derecho inherente a todo ser humano” por lo que es esencial en toda política pública.

El objetivo de todo sistema de salud es prevenir y mejorar la salud de los pacientes mediante la asignación de los recursos materiales y humanos donde se debe enfocar en gasto en los factores de riesgo de la salud como la obesidad infantil, el alcoholismo, el sedentarismo entre otros fijando metas concretas en plazos acotados.   Un buen ejemplo de prevención son los planes maternos infantiles que han significado bajar considerablemente los índices de mortalidad infantil a nivel de países de mayor desarrollo (la tasa de mortalidad infantil bajó un 52% en los últimos 22 años según Naciones Unidas). Otro ejemplo son el extraordinario trabajo de las Mutuales de Seguridad de Accidentes del Trabajo en la prevención de accidentes laborales con planes continuos de prevención. El gasto debe estar enfocado al Sector Primario fortaleciendo fuertemente los Centros de Referencia en Salud (CRS) incrementando su presupuesto, incorporando tecnología y contratando especialistas.  

Los pacientes usuarios de los sistemas públicos y privados son seres racionales que deben tener capacidad de elegir libremente donde atenderse. En la actualidad Fonasa tiene “cautivos” el 80% de los pacientes que no tienen capacidad de elegir libremente. De ahí el fuerte crecimiento de los bonos libre elección de Fonasa. La “piedra angular” de una real reforma en salud es la cuenta individual  (que con la tecnología actual se puede incorporar a la célula de identidad)  donde los usuarios puedan elegir  libremente el prestador de los servicios y es una forma de ahorro que permite una asignar más eficientemente los recursos y dar los subsidios directamente a las personas de menores ingresos en forma más eficiente.

La modernización del sector salud se debe traducir en una re-ingeniería partiendo del Ministerio de Salud con Vicepresidencias Ejecutivas (prevención, infraestructura hospitalaria, tecnología, enfermedades catastróficas, recursos humanos y capacitación entre otros) y Hospitales con Directorios que incorporen las “fuerzas vivas” de la sociedad como Sociedades de Beneficencia, Empresas del Sector y otros con Gerencias Ejecutivas y Gerencias Técnicas de primer nivel (hoy la tecnología representa el 40% de un proyecto hospitalario). ¿Es eficiente invertir en ambulancias y gastar fuertes sumas de dinero en su compra y mantención o es más eficiente licitar los servicios? ¿Es eficiente que el Ministerio de Salud construya hospitales o no es más eficiente que la construcción pública la haga el Ministerio de Obras Públicas  que es especialista y tiene los profesionales idóneos en conjunto con un programa de Concesiones?

El programa Ges de la ley 19.966 del 2004 es un conjunto de Garantías Explícitas en Salud que en los últimos 10 años ha atendido más de 23 millones de consultas según el Fondo Nacional de Salud y actualmente tiene 80 patologías incorporadas.  La ley habla respecto al “acceso, protección financiera y oportunidad”  que deben ser otorgadas a un conjunto de patologías determinadas. Este programa se inscribe en el concepto de la seguridad social como un derecho. Se complementa con beneficios de enfermedades catastróficas como la ley 20.850 denominada “ley Ricarte Soto” que cubre 14 patologías. Estos programas de seguridad social están obviamente determinados por el presupuesto general de la nación.

El ex Presidente Lagos inicio un fuerte proyecto de Concesiones Hospitalarias que le cambiaba “el rostro” al sector como son las autopistas en las grandes ciudades. Desgraciadamente este programa se detuvo. Las Concesiones Hospitalarias son un arriendo de la infraestructura física de los edificios, manteniendo la propiedad el Fisco de los mismos y cancelando al concesionario en un período de tiempo del contrato permitiendo liberar recursos en forma más eficiente. Esto permite que el Ministerio de Salud pueda asignar mayores recursos a otras áreas como prevención. Se ha tergiversado los objetivos del sistema concesiones.

Otro aspecto a considerar en una modernización del sector salud es el Estatuto de los Trabajadores que permita fluidez laboral y mejores oportunidades a los trabajadores del sector. La movilidad laboral permite dar oportunidades y crecimiento profesional.  

El sector salud es donde mejor convergen los sectores públicos y privados. Las universidades, centros de investigación deben estar fuertemente integradas con políticas públicas claras que es una fuente de financiamiento del sector. Otro aspecto sustantivo a considerar es el respeto al medio ambiente que debe ser una política en salud.
En suma, la modernización del sector salud es una necesidad urgente de hoy y va a estar en la agenda pública en los próximos años. La Universidad y Centros de Investigación deben cooperar en buscar consensos técnicos que permita avanzar. Hay mucho voluntarismo e ideologismo que tiene paralizada la modernización del sector salud en Chile.  

             
Santiago, mayo 24, 2017  

martes, 23 de mayo de 2017

Encuentro reúne a destacados Ingenieros Comerciales de la U. de Chile

Un encuentro de camaradería se llevará a cabo el próximo 1 de junio, a las 20.30 horas, en el Estadio Italiano. Ahí se darán cita los compañeros de la generación 72-74 de Ingeniería Comercial de la Universidad de Chile. Como invitado especial participará el economista Enrique Marshall Rivera, ex consejero y ex vicepresidente del Banco Central, quien, según los organizadores, representa fielmente los valores de solidaridad, diversidad y tolerancia de la Universidad de Chile. Como corresponde en el Mes del Mar, en el encuentro también se efectuará un homenaje a Arturo Prat, con la historia de amor “Carmela y Arturo” en la voz de los egresados Jimmy Bascuñán Dockendorff y Jaime Ciangarotti Crespo, con letra de Augusto Pinochet Acosta. Posterior- mente, se presentará el espectáculo “Tributo a Frank Sinatra”, con la voz de Jaime Ciangarotti Crespo y dos invitadas sorpresa.

A esta generación pertenecen, además de Marshall, los ex decanos Álvaro Saieh Bendeck y Sergio Melnick Israel; el ex candidato presidencial Alfredo Sfeir Younis; el ex ministro de Hacienda y ex consejero del Banco Central Manuel Marfán Lewis; los ex ministros de Economía Jorge Leiva Arancibia, Óscar Landerretche Gacitúa y Jorge Rodríguez Grossi; el ex rector de la Universidad de Talca Juan Rock Tarud y el rector de la Universidad Sek, Carlos Pereira Albornoz. También son parte de esta generación el ex presidente IATA Patricio Sepúlveda Cerón; los empresarios Benjamín Holmes Bierwirth, Víctor Lonza Lazo, Francisco Frei Ruiz-Tagle, y los ex presidentes de la Asociación de Egresados ICU Eugenio Correa Poblete, Javier Heusser Delgado, Jaime Alvayay Rogers-Gent, Jack Alaluf Guzmán, Edgar Bogolasky Sack, Jaime Alé Yarad, Iván Retamal Muñoz, Rafael Reusch Hevia, Jaime Schulz Artal, Roberto Acevedo Aspée y Juan Scapini Sarradell. El encuentro fue organizado por Jaime Calderón Riveros, entre otros.

El año académico se inició en abril con la charla de la ingeniera comercial Francisca Castro, ex gerenta de Negocios Estratégicos de Codelco y hoy directora de Antofagasta plc. El próximo 15 de junio, en el Hotel W, se efectuará una cena donde se premiará a los egresados destacados 2017 que se incorporarán al Círculo de Honor de la FEN.


martes, 29 de noviembre de 2016

Discapacidad e inclusión

Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) el 12% de los chilenos sufre algún tipo de discapacidad lo que corresponde a unos dos millones de chilenos. Según estudios especializados sólo un 1% de estas personas con discapacidad tiene algún tipo de contrato laboral y más del 90% no ha recibido ningún tipo de rehabilitación integral afectando fundamentalmente a los más desposeídos.

En Mensaje Presidencial del 16 de mayo del año 2005 del ex Presidente Ricardo Lagos Escobar a la Honorable Cámara De Diputados dio origen al Primer Trámite Constitucional que posteriormente se transformó en la ley  20.422 que establece Normas sobre la Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de las Personas con Discapacidad en el cumplimiento  de la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas (ONU) fijando los deberes del Estado en esta materia.

Hay una serie de apoyos del Estado como la Pensión de Invalidez entregada por el Instituto de Previsión Social (INP) previa evaluación de la Comisión de  Medicina Preventiva e Invalidez (Campin) dependiente del Ministerio de Salud. El Registro Nacional de Discapacidad dependiente del Registro Civil e Identificación deberá llevar un registro de todas las personas con discapacidad.

Según el artículo primero de la citada ley su objetivo es asegurar la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad eliminando toda forma de discriminación orientando políticas públicas que fomenten la vida independiente, accesibilidad universal, participación y diálogo social cuyo objetivo final es obtener plena inclusión social. Es de trascendental importancia  la participación de la empresa privada en la integración de las personas con discapacidad a la vida laboral al igual que la familia. Es función de la sociedad el proteger la diversidad cultural, étnica y de todo tipo respetando a la persona en su calidad humana.

Es particularmente importante la participación social de la comunidad nacional donde la Teletón juega un rol preponderante en la conciencia social de la comunidad en aceptar la discapacidad e inclusión. Me ha tocado conocer el  Programa de Inclusión de Habilidades Laborales de la Universidad Andrés Bello que el año 2016 cumplió diez años de funcionamiento cuyo objetivo es la capacitación de personas con capacidades diferentes a integrarse a la vida laboral, el Programa de la Municipalidad de Vitacura “Vitaintegración” y diversas Fundaciones de apoyo a la inclusión laboral.



Ing. Jaime Calderon Riveros
Santiago, Noviembre de 2016

viernes, 29 de julio de 2016

Inclusión


Piedra sobre piedra ¿el hombre donde estuvo?
Aire en el aire ¿ el hombre donde estuvo?
Tiempo en el tiempo ¿el hombre donde estuvo?
Con estas reflexiones del poema de Pablo Neruda inspirada en la majestuosidad de Machu Pichu, el sacerdote jesuita Fernando Montes termino su presentación en la Ceremonia oficial al cumplir 10 años el Programa de Inclusión de Habilidades Laborales de la Universidad Andrés Bello que quiero compartir.
“Seamos Agentes de Cambio” nos hablaba Tatiana Lantuf, Presidenta de la Fundación Amigos por Siempre cuyo objetivo es ayudar a incorporarse a la vida laboral a personas con discapacidad. Debemos educar a nuestros hijos en el valor de la diversidad.
Un país no puede ser desarrollado si no incorpora la inclusión, el respeto por la diversidad, el respeto a lo que el otro piensa. En esta sociedad individualista donde el éxito es acumular riqueza, la ambición desmedida sin valores, el poseer más y más, el lujo donde todo lo determina lo económico nos decía el Sacerdote Montes. Un país no puede ser moderno por dólares más de ingreso si no incorpora los valores de la inclusión como una forma esencial de convivencia y debemos valorar a la persona en su calidad humana
¿Dónde está el hombre? Se preguntaba Neruda en Machu Pichu ¿Dónde está el hombre? me pregunto en esta sociedad tan individualista, intolerante, tan segregada. Seamos “Agente de Cambio” e incorporemos los valores de la tolerancia, del respeto al otro, la inclusión de los que son distintos




Jaime Calderón Riveros

miércoles, 9 de marzo de 2016

Salud 2.0. Hacia una Política de Estado

Se necesita mucha ingeniería en salud. La salud es un derecho humano inherente a toda persona siendo responsabilidad de cada individuo la prevención mediante prácticas responsables y es rol del Estado fijar políticas públicas con la intervención de agentes público-privado con el objeto que los usuarios o pacientes tengan un acceso igualitario  apoyando a los más desposeídos y vulnerables. Intervienen profesionales de la salud, médicos, salubristas públicos y economistas de la salud.
El gran problema del sector son los ideologismos, el voluntarismos que lleva a decisiones poco racionales y los poderosos gremios de la salud cuyo resultado final lo vemos que a pesar de duplicar el gasto  vemos listas de espera, endeudamiento hospitalario, falta de especialistas con un acceso no igualitario  de los chilenos a la salud.


Ejes de una política pública en salud

La prevención debe ser el eje central de una política pública en salud. Los programas materno-infantil, “Elije Vivir Sano”, fomento al deporte, las políticas preventivas de la Mutuales son un buen ejemplo de focalizar el gasto en resolver problemas como la obesidad infantil, el sedentarismo, enfermedades cardíacas, accidentes domésticos y otros.

La modernización del sector público con un Ministerio cuya misión principal es fijar políticas públicas que orienten a los agentes público-privados estableciendo Vicepresidencias Ejecutivas en áreas como Salubridad Pública y Prevención, Recursos Físicos y Tecnología, Presupuestos y Asignación de Recursos en base a resultados entre otros. Hospitales con Directorios y Gerencias responsables con la participación de la comunidad viva entre otros. Sin modernizar el sector público el aumento del gasto no se traduce en mejoramiento de los servicios de salud.

Definir el Rol del Estado en Salud  enfocado a fijar políticas públicas que permitan actuar a los agentes público-privado con políticas de largo plazo orientando el gasto al sector primario y medicina familiar. ¿Es rol del Estado tener lavanderías en los hospitales, servicios de ambulancias? ¿Es eficiente orientar el gasto a estos sectores? ¿Es rol del Estado construir hospitales y lo hace con eficiencia? La Universidad, Centros de Estudio y líderes reales deben plantear estos temas sin ideologismos cuyo objeto es tener políticas públicas en salud con la visión 2.0 de los tiempos que vivimos.

La libertad de elección de los pacientes es la “piedra angular” de una real Reforma de la Salud como una política de Estado  con visión 2.0. El 80% de los pacientes están “cautivos” por Fonasa obligándose a atender en hospitales públicos y consultorios sin recursos, sin especialistas, etc.  Los recursos deben orientarse a cuentas individuales subsidiando a los más desposeídos y vulnerables manejadas por agentes público-privados estableciendo políticas de premio-castigo y que puede ser manejada en un campo de las células de identidad. Aquí está la verdadera modernización de la salud. ¿Hay voluntad y liderazgo político para efectuar un cambio tan sustantivo?

Un plan básico en salud  con financiamiento público-privado que garantice un acceso mínimo garantizado abordando eficientemente problemas como las enfermedades catastróficas, el alto costo de ciertos medicamentos y otros mediante políticas públicas con criterio 2.0 estableciendo los costos y su financiamiento.

Las Concesiones Hospitalarias iniciada hacia una década en un ambicioso proyecto por el ex Presidente Lagos es una forma eficiente de asignar el gasto con hospitales modernos con la más alta tecnología e infraestructura física y es una herramienta que cambia sustantivamente la salud en Chile.

El Estatuto de los Trabajadores que permita movilidad laboral, el Respeto al Medio Ambiente, “pensar” la salud con criterio 2.0 entre otros son sustantivos en una Política de Estado en Salud.







                                                                          Ing. Jaime  Calderón Riveros 

Santiago, marzo 9, 2016

lunes, 9 de marzo de 2015

Salud como una Política de Estado

La discusión de la Reforma Tributaria y de la Reforma de la Educación nos indica la importancia que tiene para la implementación de adecuadas políticas públicas la discusión de los diversos actores buscando consensos y visiones donde la universidad, centros de estudio, asociaciones gremiales y la comunidad deben jugar un rol sustantivo.


¿Qué es la Salud?

Fisiológicamente se define la salud como un estado de armonía y equilibrio funcional que se traduce en un silencio orgánico (equilibrio orgánico) y afecta lo más esencial del ser humano que es la vida misma y por tanto es un derecho humano inherente a toda persona. Es responsabilidad de cada individuo prevenir enfermedades mediante conductas responsables y del Estado entregar las políticas públicas adecuadas que permitan la participación de oferentes públicos y privados en los servicios de salud donde los usuarios o pacientes puedan acceder igualitariamente, apoyando a los más desposeídos y vulnerables. Intervienen en la solución de los problemas de la salud los médicos, enfermeras y personal de la salud cuya responsabilidad sustantiva es la solución de los problemas de los pacientes y su orientación médica, los salubristas públicos cuya función esencial es determinar las enfermedades para que el Estado defina las adecuadas políticas públicas y los economistas de la salud cuya función es maximizar recursos públicos y privados.


De su historia

Desde la fundación de la Asistencia Pública en 1907 por el Dr. Manterola (“es un derecho del enfermo pobre ocupar cama y del Estado atenderlo”) conocemos el desarrollo histórico de la salud en Chile, la formación del Seguro Obrero obligatorio en 1924, el Servicio Médico Nacional de Empleados (Sermena) en 1942 con la fusión de la Caja de Empleados Públicos y Particulares, la creación del Servicio Nacional de Salud (SNS) en 1952 que estaba dividido en 13 zonas y la reforma del sistema en la década de los 80 que redefinió el rol de la salud hacia una política descentralizada traspasando el rol de la salud primaria a los Municipios y secundaria y terciaria al Ministerio de Salud por intermedio de algunos de sus nuevos 27 Servicios. Se fusionó el financiamiento del SNS y Sermena formando el Fonasa con personería y financiamiento propio (terminando la discriminación entre obreros y empleados) para el financiamiento público y nació el Seguro Privado con la formación de las Instituciones de Salud Privadas (Isapres).


Salud y algunas cifras

De los 17,5 millones de chilenos (INE 2012) en la actualidad 13,4 millones se atienden por intermedio del seguro público o Fonasa representando el 77% de los pacientes, 3,0 millones por los seguros privados o Isapres que representa el 17% de los pacientes y otros por intermedio de las FFAA. Los pacientes Fonasa pagan un 7% de su remuneración con bajos montos de co-pago, los pacientes Isapres pagan alrededor del 10% de su remuneración o más con sistemas de co-pago mayores. Hay una enorme inequidad entre los ingresos y atenciones del Fonasa y las Isapres en que los pacientes Isapres gastan en promedio $ 560 mil y los pacientes Fonasa $ 260 mil en función a datos de la Superintendencia de Salud lo que refleja un sistema de salud muy desigual. El Gobierno de Chile decretó un Plan de Acceso Universal a Garantías Explícitas (ley 19.966) o plan Auge o Ges que actualmente da cobertura a 80 enfermedades atendidas por Fonasa e Isapres. Es importante destacar el significativo crecimiento de los seguros complementarios que pasó a atender de 1,5 millones el año 1998 a alrededor de 4,5 millones el año 2012. De acuerdos cifras del Banco Mundial Chile destina el 7,2% del PIB al Gasto en Salud (otros países de OCDE como Alemania destinan el 11,3% del PIB, Francia 11,7%, Italia 9,2%, Brasil 9,3%, México 6,1%).


Ejes de las políticas públicas en Salud

El eje central de una política pública en Salud debe estar en la prevención. Un buen ejemplo son la política preventivas desarrolladas por la Mutualidades de Seguridad que han disminuido significativamente la tasa de siniestralidad laboral (a modo de ejemplo del 7.3 por mil el año 2002 al 4,9 por mil el año 2012). El Estado debe fijar una política pública en prevención estableciendo metas concretas para disminuir los problemas epidemiológicos de Chile que con la modernidad van evolucionando. El sedentarismo, la obesidad infantil, el alcoholismo, los accidentes caseros, la drogadicción y otros deben ser abordados mediante políticas públicas agresivas de incentivos (premio-castigo). Los programas materno-infantiles, “Elije Vivir Sano”, incentivo al deporte, medicina familiar son formas eficientes de focalizar el gasto público en políticas preventivas.

Otro eje sustantivo en una adecuada política pública en salud es definir el rol de Estado y la modernización del aparato público en salud. Aquí hay visiones contrapuestas pero salubristas públicos, médicos y economistas de la salud deben buscar consensos en fijar políticas públicas eficientes. El gasto público en salud se ha duplicado en los últimos diez años y sin embargo este mayor gasto no llega a los más vulnerables y desposeídos. Listas de espera, servicios de urgencia colapsados, falta de especialistas, largas esperas en los consultorios muestran una realidad que afecta a las grandes mayorías de chilenos. La modernización del aparato público se hace una urgencia necesaria donde los hospitales públicos deben ser manejados con directorios, Gerencias, participación de la comunidad, de sus trabajadores fijando políticas de productividad en base a los recursos asignados. ¿Es rol del Estado asignar recursos para ambulancias, lavanderías por ejemplo o no es más eficiente licitar estos servicios? ¿Es eficiente asignación de estos recursos? Se necesita mucha ingeniería en salud. La orientación del gasto debe estar orientada al sector primario preventivo como los CDT maximizando el uso de la tecnología que disminuya la “presión” sobre los servicios hospitalarios. La tecnología representa fácilmente el 40% de un proyecto moderno en salud y es una buena herramienta en la solución de los problemas de la salud. Sin una modernización del aparato público en salud el aumento del gasto no se va a traducir en un mayor bienestar para los pacientes.

Las Concesiones hospitalarias y la “libertad de elegir” son piedras “angulares” en políticas públicas en salud. Desgraciadamente el excesivo ideologismo detiene importantes avances en materia de Salud. Durante el Gobierno del Presidente Lagos se inició un ambicioso programa de Concesiones en el Sector Salud que permite maximizar recursos y hace más eficiente el gasto (que sería de nuestras ciudades sin el eficiente y exitoso programa de Concesiones), programa que fue reactivado en el Gobierno del Presidente Sebastian Piñera pero que es regularmente detenido por los poderosos gremios de la salud donde los más perjudicados son los más pobres. Es necesario tener una Política de Estado en esta materia que permita avanzar en la asignación de recursos. Otro aspecto sustantivo en una real reforma en la Salud es la “libertad de elegir” donde Fonasa tiene “cautivo” el 80% de los pacientes obligándolos a atenderse en hospitales públicos donde enfrentamos el problema de la falta de especialistas, largas esperas, falta de recursos y medicamentos, etc. Reflejo de este “drama” de los sectores de menores recursos es que en Fonasa la libre elección se ha triplicado en los últimos diez años porque los pacientes buscan mejores servicios en salud ¿Por qué no se da libertad de elegir a los pacientes? La “piedra angular” en una real reforma de la salud es canalizar los recursos y subsidios a una cuenta individual manejada por seguros privados regulados por la Superintendencia de Salud orientando el gasto a los más desposeídos para que estos tengan la capacidad de elegir libremente. Los programas de “reparto” fracasaron en Chile y actualmente en Europa, donde están altamente criticados y no son una solución real en la solución de los problemas de la salud pública en Chile.

Finalmente en un programa de modernización de la salud es sustantivo definir un Estatuto de los Trabajadores de la Salud que permita movilidad laboral, fijar políticas públicas con respeto al medio ambiente y controles sanitarios asignado recursos y fijando políticas públicas en esta materia, el uso de la ciencia y tecnología es donde mejor confluyen los sectores público-privados donde se pueden buscar acuerdos por intermedio de las Sociedades Científicas canalizando recursos y corrigiendo distorsiones del mercado son ejes de políticas públicas en salud.

En suma, en la discusión de las ideas de una Política de Estado en Salud que permita tener un acceso igualitario a los servicios de salud de todos los chilenos sin exclusiones es necesario que concurran médicos y profesionales de la salud, salubristas públicos y economistas de la salud dejando los ideologismos y eslogan fijando los ejes una política pública en salud focalizando el gasto a la prevención, una modernización del aparato público en salud que se hace urgente, otorgando la “libertad de elegir” de los pacientes canalizando los recursos a una cuenta individual manejada por los sectores público-privado (Fonasa e Isapres) que permita proteger a los más desposeídos y acceso “sin exclusiones”, un programa de Concesiones hospitalarias que maximiza recursos públicos, profundizar el programa de Garantías Explícitas en Salud (Ges) agregando los programas de remedios de alto costo y seguros colectivos obligatorios en esta materia que disminuyen costos, el uso de la tecnología en salud y mucha “ingeniería en salud”, un Estatuto de los Trabajadores y respeto al medio ambiente de las políticas públicas en salud son ejes sustantivos en una Política de Estado en Salud.







Ing. Jaime Calderón Riveros
Santiago, marzo 2015